Tu sonrisa

Y tu sonrisa muda me persigue en el camino,
y me secuestra esa mirada del recuerdo,
que no me deja soñar cuando es de noche
y apenas murmurar cuando despunta el sol

Brotas cual hermosa sombra y luego te me vas,
te vas lejos de mis ojos, lejos de mis manos
te conviertes en memoria imprecisa y nublada,
en una estela blanca que no lleva a ningún sitio

A veces amamos almas que no se conocen,
y perpetramos dichosos en su ansiada boca
navegando por su vigoroso y dulce aliento,
llegamos a una cala donde echamos el ancla.

Y en el arcano interior de esa sombra ignota
hallamos beldad que pocos han sabido,
y reencontramos a la musa que una vez amamos,
besándonos al fin con sus labios de diosa.

En mis noches acurrucado en el insomnio,
te he mirado y tú me has visto, me has querido
a través del tiempo y del eterno espacio
hemos escalado montañas imposibles.

Presa está la razón de este amor peregrino,
que como la luz se fundirá por un momento,
o quién sabe si derrotará al voluble tiempo
y cerrará las puertas del oscuro averno

Quién sabe si redundará en pasiones eternas,
y si la sacra llama no prolongará la vida,
y si los propios ángeles callaran de respeto
por un amor forjado con el fuego.
Siguiente
« Anterior