Cuestión de carácter


"Deja actuar a tu musa sin preocuparte del hombre y sentirás que tu inteligencia crece de una manera asombrosa. La única manera de no sentirse desgraciado es encerrarse en el Arte y despreciar todo lo demás; cuando el orgullo se asienta sobre una base ancha es capaz de reemplazarlo todo. En cuanto a mí, me encuentro verdaderamente bien desde que he aceptado estar siempre mal. ¿No crees que hay muchas cosas que me faltan, y que habría sido tan magnánimo como el más opulento, tan tierno como un enamorado, tan sensual como el desenfrenado? Sin embargo, no echo de menos la riqueza, ni el amor, ni la carne, y es sorprendente verme tan sensato. He dicho a la vida práctica un irrevocable adiós. De aquí a mucho tiempo sólo pido cinco o seis horas de tranquilidad en mi habitación, un gran fuego durante el invierno y dos velas por las noches con que iluminar".

A Alfred Le Poitevin, 13 de mayo de 1845. Sobre la creación literaria. Correspondencia escogida. Gustave Flaubert.
Siguiente
« Anterior

2 comentarios

Click here for comentarios
Claudia
admin
05:10 ×

Respondiendo al comentario en mi blog ¡Quiero una máquina del tiempo! (hace mucho que no lo actualizo) es cierto lo que dices, además, sigo pensando que si se tuviera que seguir un criterio moralista a la hora de decidir qué libros publicar o reeditar clásicos de la literatura tendríamos un material bastante mediocre.

Respecto al escrito de Flaubert, en parte concuerdo con lo que dice, en especial con el último párrafo ... lástima que la vida moderna impide pasar varias horas de tranquilidad en una habitación, ni los fines de semana se respetan.

Un saludo!

Responder
avatar
13:16 ×

Gracias, Claudia.

Al menos nos queda el sueño, aunque no nos enteramos. Y cuando colapsamos, que es cuando la búsqueda de la tranquilidad se vuelve inevitable.

Saludos!

Responder
avatar